Una libreta podría reemplazar todas las apps de productividad que le han fallado