No puede escaparse de las bacterias del popó