La disminución en la esperanza de vida de Estados Unidos no se compara con nada que hayamos visto en un siglo