La Casa Blanca brinda 1.6 mil millones de dólares a la NASA para ir a la Luna nuevamente. No será suficiente.