El clima puede haber dado forma a la evolución de la nariz humana